IreneToledano

¿Por qué se giran las costuras de algunas prendas?

Todos hemos comprado alguna vez una prenda que tras lavarla por primera vez descubrimos que las costuras ya no están donde estaban y la costura que se suponía que debía estar en el costado resulta que te llega al centro del cuerpo.

El motivo es sencillo y es que seguramente esa prenda no está bien cortada.

Una de las etapas más importantes en el proceso de confección de una prenda es el corte de ésta y cortar en la buena dirección del tejido es la manera de garantizar que la prenda quedará bien aplomada.

Generalmente, la ropa que compramos está hecha en masa y en la industria del fast fashion cada segundo y cada milímetro de tejido cuentan.

Empecemos por el principio: Conociendo las características generales de las telas.

 

Hay muchísimos tipos de tejidos y composiciones diferentes, pero, como característica general debéis saber que los tejidos tienen unos hilos en vertical, la urdimbre, que son la estructura del tejido y unos hilos horizontales, que son los que crean la tipología de tejido dependiendo de cómo se entrelacen en la urdimbre. A este entrelazado se le llama trama.

Para que las prendas no se deformen o no tiren hacia donde no deberían tirar es importante cortarlas en el buen sentido del tejido que, generalmente suele ser cortado al hilo. Cortado al hilo quiere decir cortar con el sentido de la urdimbre en vertical. Por eso en los patrones se marca la dirección del hilo. Es muy importante indicar en el patrón dónde está el recto hilo.

Vista la teoría básica, vamos a verlo primero sobre un tejido y después sobre el maniquí.

En este cuadrado podemos ver la dirección del hilo (recto-hilo) el sentido a contra hilo. Dependiendo del tejido puede trabajarse a contra hilo. No es lo más habitual pero quizá interesa por el estampado del tejido.

En la imagen aparece también un nuevo sentido que se encuentra a 45ª entre la trama y la urdimbre: El bies.

El bies del tejido tiene una particularidad y es que, al cruzar la trama y la urdimbre en diagonal tiene cierta elasticidad.

Trabajar prendas al bies permite adaptarlas muy bien al cuerpo y ofrece al tejido una caída muy bonita, pero, el tejido cortado al bies es una buena opción sólo si se hace adrede.

Cuando se trabaja al bies, la diagonal del tejido se centra en la vertical del cuerpo. De esta manera, como ves, el tejido gana elasticidad.

 

Todo esto es fácilmente comprensible viéndolo directamente sobre el maniquí cortando un cuerpo base.

Para que veáis la diferencia, he hecho la prueba cortando una mitad de cuerpo en el sentido del hilo (imagen de la izquierda) y otra inclinando el patrón 4,5º respecto ala dirección del hilo. Menos de cinco grados, no parece importante verdad? Fíjate qué ocurre.

Como se ve en la imagen anterior, la pieza que se ha cortado inclinada al colocarse sobre el maniquí ya se ve inclinada mientras que la parte izquierda cae recta sobre el centro del maniquí de manera natural. Esa inclinación y el espacio que se forma en la parte baja de las dos piezas de la prenda es lo que provocará que, al unir las dos partes, se generen tensiones y arrugas que deformen la prenda.  Este problema se acentúa al llevar la prenda puesta y es cuando se hace visible que la costura lateral de la parte que está bien cortada se viene hacia delante a causa de la tensión que provoca la pieza que se ha cortado inclinada.

¿Puedes ver ahora a qué se debe que, en algunas prendas, se giren las costuras?  Así es; porque no están bien cortadas.

¿Por qué no se cortan bien todas las prendas?

En producciones grandes en las que el milímetro de tejido cuenta, a veces, para aprovechar bien el tejido se gira alguna de las piezas ligeramente para que quepa todo mejor en el tejido.

Otras veces el corte torcido no es intencionado. En producción, sobre todo cuando es en grandes cantidades, el tejido, que se extiende en grandes mesas para cortarse, se apila en capas para cortar más prendas de una sola vez. Estas montañas de tejidos suelen ser de muchas capas y, además de que lo ideal es dejar reposar el tejido sobre la mesa para que se asiente, si tal como se extienden las capas se cortan todas de golpe, ya sea con máquina de corte o con troquel, las primeras capas de tejidos quedaran perfectamente cortadas, pero, las capas que quedan por debajo pueden moverse y hacer que el corte de la pieza no quede en la correcta dirección del hilo. Esa pequeña desviación que en un primer momento no es visible, cuando se confecciona la prenda, el entramado del tejido tiende a volver a su posición y provoca que las costuras se deformen.

Cuando una prenda se corta independiente, cuando sólo vas a confeccionar una pieza o cuando el proceso de elaboración es más cuidado y se tiene muy en cuenta el corte estas cosas no pasan. Por eso hay prendas que sin importar las veces que las laves, están siempre perfectas.

Puedes ver la explicación completa en el siguiente vídeo:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies